Tendencias

Las opciones más buscadas para reemplazar a trenes y colectivos

La identificación del transporte público como uno de los grandes focos de propagación del coronavirus está generando que muchos de sus usuarios habituales comiencen a pensar en opciones para reemplazarlo. Bicicleta, monopatín eléctrico, scooter e incluso car sharing : el interés creciente por esos medios alternativos ya empieza a verse reflejado en los números y se espera que se profundice en la medida en que se relaje el confinamiento y más personas tengan la necesidad de desplazarse en los grandes centros urbanos del país. Como en tantos otros frentes, es probable que la pandemia deje tras de sí nuevos hábitos de movilidad.

La bicicleta es, tal vez, por la familiaridad de su uso y su bajo costo, la alternativa de más fácil acceso. Según apuntaron a este medio fuentes de Mercado Libre, las ventas de la categoría de bicicletas, así como otras de las categorías de deportes y actividades al aire libre bajaron a comienzo de la cuarentena, pero comenzaron a repuntar con la prolongación del aislamiento. «La categoría empezó a crecer nuevamente registrando en mayo un incremento en ítems vendidos del 86% en comparación con el mes anterior», señalaron, y detallaron que entre los tres productos más vendidos aparecen, efectivamente, bicicletas de adulto rodado 29.

Sin embargo, también empiezan a ganar terreno opciones más sofisticadas. «Por nuestros pares en países europeos donde ya están más avanzados en la recuperación, sabemos que el transporte público perdió clientela y mucha de esa gente se volcó a la moto y particularmente a las scooters, que son más fáciles de manejar y no son tan costosas como un auto», apunta Alejandro Zunda Cornell, CEO de Lion Ventures, que a fines de 2019 trajo al país la marca de motos eléctricas NIU, fundada por dos emprendedores chinos y que tiene el 50% del mercado del gigante asiático.

Zunda Cornell señala que en la Argentina el fenómeno se refleja en un aumento de consultas y un nivel de ventas que si bien es inferior a lo estimado en el desembarco «es muchísimo más alto de lo que puede esperarse en un contexto de pandemia».

Además, destaca que el perfil de la gente que se acerca es de personas «de 40 años para arriba», que nunca antes anduvieron en moto ni tienen licencia específica. Es decir, no son fanáticos de las motos, sino personas que piensan la scooter como una solución de movilidad en el contexto actual. «Es gente que quiere usarla para hacer commuting, para ir de la casa al trabajo. No para viajes de placer», agrega.

En muchos países del mundo ya existen sistemas de motos eléctricas compartidas, similares al de Ecobicis de la ciudad de Buenos Aires, ya adoptado por los porteños. Según Zunda Cornell la empresa Revel, líder en este segmento, está interesada en instalar el sistema en la Argentina, pero no lo hará hasta tanto la legislación permita que las motos puedan ser utilizadas por personas con licencia de auto y no específicamente de moto, lo que ampliaría mucho el universo de posibles usuarios.

Los monopatines eléctricos también son una alternativa que gana peso entre quienes necesitan reemplazar el transporte público para distancias no muy largas. Además de ser de fácil uso y no requerir licencia de conducir, muchos porteños ya están familiarizados con ellos gracias a los de uso compartido disponibles en estaciones repartidas por la ciudad.

Sin embargo, hay quienes deciden dar un paso más y en este contexto se deciden a comprar un monopatín eléctrico propio. Según los registros de Mercado Libre, en los primeros meses de 2020 las ventas de este producto crecieron 101% respecto del mismo período de 2019. Al mismo tiempo, informaron que desde el 21 de mayo hasta el 2 de junio, una de las ventanas en que se flexibilizó el aislamiento preventivo, se observó un crecimiento del 87% de unidades vendidas, en comparación a semanas anteriores.

En el mismo sentido, el fabricante de monopatines eléctricos Max You informó que registró un aumento de consultas de casi 300%. Según detalló, durante los últimos meses de 2019 la empresa registró un promedio de 500 consultas mensuales, cifra que continuó en el mismo nivel a comienzos del año actual. Sin embargo, en abril comenzaron a dispararse las consultas hasta alcanzar un pico de 2000 por mes. «La mayoría de las personas se comunican más de una vez para seguir informándose y avanzar a la concreción de la compra», comentó Martín Maestrojuan, director comercial de Max You.

En la modalidad de sharing hay una oportunidad también para empresas como Awto, presente en la Argentina desde principios de 2019. La firma dispone de una flota de 120 vehículos de distintos modelos, que pueden desbloquearse para su uso mediante una app y devolver luego en otro de los 200 puntos de estacionamiento disponibles.

«Todos en la industria de la movilidad tuvimos que salir a replantear muchas particularidades de los servicios y para ser una opción factible y segura para los usuarios, ya que eso va a determinar si nos van a elegir para moverse», señala Ángeles Lawrie, gerente de marketing de Awto. «El distanciamiento social nos llevará a que nadie quiera moverse tan hacinado o en grupo como lo venía haciendo. Vamos a privilegiar movernos más solos o en grupos muy reducidos», agrega.

Lawrie asegura que, pese a que hay una menor necesidad de movilidad por la cuarentena, la empresa detectó en el último tiempo que el flujo de registraciones tiene «mejor tasa de conversión a un viaje». Es decir, que la persona que se baja la aplicación utiliza el servicio en un plazo menor al promedio registrado en tiempos anteriores a la pandemia.

«Si tomamos en cuenta que en junio la movilidad era de un 40%, en Awto estamos a un 50% de utilización de los vehículos en relación con precuarentena, lo que nos da un indicio de que la utilización va aumentando un poco por arriba del promedio . Tenemos muchos usuarios nuevos utilizando el servicio», apunta Lawrie.

La movilidad corporativa también está experimentando cambios en este contexto en el que muchas empresas deben hacerse cargo del transporte de sus empleados, a diferencia de lo que ocurría hasta marzo, y distintas firmas están lanzando nuevos servicios a partir de esta realidad. Es el caso de Cabify, que dentro de su segmento corporativo ofrecerá la posibilidad de compartir viajes entre empleados desde y hacia el lugar de trabajo, lo que permitiría ahorrar costos para las empresas y programarlos con hasta 90 días de anticipación.

Según un estudio sobre movilidad después del Covid-19 realizado a nivel global en mayo de 2020 por Cabify, el 44% de empresas planean aumentar el uso del vehículo privado y un 34% incrementarán su uso de apps de movilidad.

«La movilidad compartida será, sin dudas, parte esencial de la solución a los principales desafíos de las ciudades en materia de calidad de vida, del aire y del espacio urbano. Con este nuevo sistema que mejora los costos, contribuimos a evitar el transporte público, y minimizar riesgos sanitarios, a la vez que reducimos las emisiones de carbono, redoblamos nuestro compromiso en hacer mejores las ciudades donde operamos», dice Federico Piekarz, head of Sales de Cabify Argentina.

«Vemos que en muchas ciudades que ya se están recuperando de medidas más restrictivas de aislamiento están considerando a las apps de movilidad como una opción para volver a sus trabajos», dijo a este medio Johanna Picciano, responsable de Comunicaciones para la Argentina de Uber, y agregó que en mercados como los de Europa o Estados Unidos observan que comienza a tomar volumen un servicio también disponible en el país para que dos personas compartan un viaje y dividan la tarifa. «Vemos es que la gente ahora prioriza cosas que antes no: la seguridad frente a la posibilidad del contagio del virus y el bajo costo», señaló.

Las opciones mencionadas anteriormente significan en muchos casos una mejora ecológica, dado que generan menos contaminación que los transportes tradicionales y también contribuyen a reducir la cantidad de vehículos en la ciudad. Como reverso de sus consecuencias negativas en la salud y la economía de los argentinos, puede que la pandemia deje tras de sí hábitos de movilidad más sustentables.

FUENTE: delfina Torres Cabreros – www.lanacion.com.ar

Acerca del Editor

Dejar un comentario