Por el Mundo

Salamone a la UNESCO: de la pampa hacia el mundo

El Centro Cultural Salamone de Balcarce, a través de la fundación Copperbridge, desde Miami, impulsó una presentación internacional de la obra del arquitecto Francisco Salamone con el objetivo de conseguir la atención de la UNESCO para que se declare Patrimonio de la Humanidad.

Los municipios de la zona en que Salamone dejó su impronta fueron invitados a mostrar imágenes y a participar por la plataforma Zoom de este evento que se realizó el pasado 2 de noviembre.

La obra consta de diferentes monumentos, edificios y escenarios ubicados en el territorio bonaerense y en una pequeña parte de Córdoba.

Los distritos del sudoeste bonaerense en los que se erigen piezas suyas son: Tornquist, Adolfo Alsina, Guaminí, Saavedra y Coronel Pringles. También hay obras suyas en Azul, Rauch, Chascomús, Alberti, Alem, Pellegrini, Salliqueló, Tres Lomas, Gonzales Cháves, Laprida, Villa María, Las Varillas y Balcarce.

Ana Ramos, referente del Centro Cultural Salamone de Balcarce, destacó que la obra de este arquitecto es el mayor conjunto patrimonial argentino realizado por un autor y que más de la mitad de ellas, es decir unas 40 construcciones, son Monumentos Nacionales.

La iniciativa comenzó a gestarse hace un año atrás, el 7 de noviembre de 2019, cuando se celebró el XV Congreso Mundial de Art Decó en Argentina organizado por la Comisión Internacional de Sociedades Art Deco y Fundación Copperbridge de Miami. En aquella oportunidad especialistas de todo el mundo recorrieron las obras de Salamone en el territorio bonaerense y se propusieron impulsar la declaratoria en la UNESCO.

Ahora, el XVI Congreso de Art Decó, en Miami, retomó aquel objetivo.

Sonia Sandra Farías, presidenta de la Asociación de Turismo Comunitario de Saldungaray ATUCOS (con sede en el Centro de interpretación de las obras de Salamone), comentó la importancia de este evento.

“Fue un paso muy importante. Luego de esta presentación se reunirán académicos, arquitectos y preservadores de diversas organizaciones con el CAD y la fundación Copperbridge”, señaló.

“Si este esfuerzo, y la unión de todos los pueblos en los que Salamone dejó su obra tienen éxito, nos fortalecerá y se generarán recursos para la recuperación y puesta en valor de su obra”, dijo.

Destacó también el trabajo del Centro de Balcarce en conjunto con la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos.

“El desafío es grande. Apuntamos a que las comunidades sean las que valoren, custodien, promuevan y disfruten de la herencia patrimonial que nos impulsa al futuro”, sostuvo.

“Trazamos un rumbo hacia la cooperación, el intercambio y la construcción colectiva desde el patrimonio como factor de desarrollo integral turístico cultural de la región”, dijo.

En Tornquist, en la ciudad cabecera, las obras son: el palacio municipal, la cruz del cementerio y farolas, bancos y puente de la plaza. En Saldungaray, Salamone realizó el pórtico del cementerio, la delegación municipal, el mástil, farolas y bancos de la plaza independencia, el mercado municipal y el matadero.

Desde Coronel Pringles, la directora de Turismo, Marianela Strazzere, también celebró esta iniciativa.

“Pensemos que Francisco construyó en menos de 4 años 60 obras en 25 localidades diferentes. Esto ha sido reconocido principalmente en los últimos años. Su obra es digna de ser considerada Patrimonio de la Humanidad”, dijo.

En Pringles hay tres importantes obras realizadas y diseñadas por él: la Municipalidad, la plaza Juan Pascual Pringles –con todo el equipamiento: pérgolas, columnatas, luminarias, fuentes y ramblas- y el ex matadero municipal, muy reconocido por la forma de cuchilla de su torre. También hay una cruz en el cementerio.

“Desde la Municipalidad hace años que trabajamos en la puesta en valor y formamos parte de la ruta turística Los Caminos de Salamone, en la que participan otros municipios de la región”, dijo Strazzere.

Aseguró que este producto se trabaja de forma asociativa ya que los referentes de cada lugar están en comunicación para que el visitante pueda establecer relaciones entre las localidades a las que se aproxima.

“Hay mucho para seguir trabajando y desarrollando este producto. El año pasado recibimos unas 90 personas de distintos países que recorrieron las obras para descubrir su valor arquitectónico y reconocer nuestro patrimonio cultural a través de nuestra danza y gastronomía”, contó.

Esto se llevó a cabo a través de la Comisión que organizó El Congreso Mundial de Art Deco en Mar del Plata.

“La obra de Salamone es el motivo de visita a nuestra localidad. Realizamos actividades para adultos y niños y trabajamos con la concientización sobre la conservación de este patrimonio”, rescató.

Cabe destacar que a través de la promoción en las redes y en la Feria Internacional de Turismo llegan visitantes todo el año: desde arquitectos hasta fotógrafos y directores y alumnos de cine que eligen el lugar para hacer cortometrajes.

Por su parte, Marcelo Schwerdt, secretario de Turismo, patrimonio y desarrollo rural sostenible de Guaminí aseguró que con el aval o el sello de la UNESCO, como una declaratoria, se da una visibilización y una vidriera inédita de esta obra para nuestra zona.

“Es una de las nominaciones más buscadas de cualquier territorio para un patrimonio cultural, arquitectónico o natural. Estamos consustanciados con este trabajo apoyándolo e impulsándolo”, dijo.

Comentó que existe un informe realizado por especialistas en Salamone, un relevamiento y diagnóstico que expresa las prioridades y técnicas para encarar las refacciones.

Con ese diagnóstico y la declaratoria de la Unesco podríamos golpear puertas para seducir fondos que nos permitan soñar con volver a la vida el matadero y culminar con las refacciones del palacio municipal”, evaluó.

«Hay una visión colectiva, de trabajar entre todos. Esto nos trae la posibilidad de financiamiento, recursos interesados en ayudar a conservar y revalorizar estas obras”, dijo

En el caso de Guaminí, en la presentación tuvieron la oportunidad de mostrar la delegación de Garré, el matadero municipal, el palacio municipal. También las delegaciones de Casbas y Bonifacio y la plaza municipal de Guaminí son de Salamone.

Por su parte, el titular del Museo Regional Adolfo Alsina, Gastón Partarrieu también apoyó la presentación aunque hizo hincapié en todo el trabajo que resta por hacer respecto al cuidado del patrimonio.

“Por supuesto que lograr la declaratoria en la UNESCO sería interesante porque visibilizaría la obra de Salamone pero se ven como algo muy lejano”, señaló.

Destacó que para poder llegar a eso debería haber una base más estable, más homogénea tanto en Nación como en Provincia. Se refirió, básicamente, a que en la mayor parte de los casos, la obra de Salamone requiere una atención urgente y no hay políticas o proyectos en marcha, con el correspondiente presupuesto, para trabajar en conservación y restauración de la misma.

“Estas iniciativas son muy positivas pero al observar los problemas desde el propio territorio, cuando ves que los edificios tienen humedad, se llueven y a su alrededor crecen los yuyos, terminás pensando que estamos muy lejos de tener un circuito turístico, que es mucho más que un folleto y una intención”, dijo.

Otro de los obstáculos a sortear es que las obras están muy dispersas y distantes entre sí y es necesario desviarse de rutas principales para acceder a los monumentos, y no todas las localidades tienen capacidad de alojamiento o infraestructura para recibir a los turistas.

“Pensar en esto implica muchas variables: no solo es contar con un mapa y un auto para recorrer las obras. En Carhué tenemos actividad turística y servicios pero no todos los lugares tienen las mismas posibilidades”, dijo.

Por el momento, es una esperanza que se proyecta en el horizonte: una ventana por la que asoman nuevas posibilidades para otro capítulo de la conservación de nuestra historia.

FUENTE: www.lanueva.com

Acerca del Editor

Dejar un comentario