Urbanismo

Proponen hacer plazas a cambio de que les autoricen obras privadas

La Legislatura porteña aprobó este jueves dos convenios urbanísticos que el Ejecutivo de la Ciudad firmó con empresas constructoras. En esos acuerdos, los inversores privados solicitan que les permitan construir más metros cuadrados o aprovechar mejor la superficie de lotes que ya adquirieron, para lo cual hace falta modificar el Código Urbanístico de la Ciudad. Como compensación, se comprometen a construir o financiar espacios verdes, y a pagar dinero que se destinaría a la lucha contra la pandemia por coronavirus.

Las iniciativas fueron sancionadas con 30 votos a favor, 23 negativos y 5 abstenciones. Ahora tendrán que pasar por una audiencia pública, y finalmente por una segunda y definitiva sanción. Este procedimiento se realiza siempre que se modifica el uso de un terreno de la Ciudad.

El primer convenio lo firmaron dos empresas, que en septiembre de 2017 compraron en una subasta dos parcelas en Las Cañitas, donde funcionaba la sastrería del Ejército. Las pagaron 33 millones de dólares.

En la Ciudad explicaron que las constructoras pidieron que, en lugar de levantar un edificio en cada manzana, les permitan «sumar» los metros para construir en una sola, la de Clay, Báez, Dorrego y el Campo de Polo. A cambio, la otra manzana quedaría liberada para hacer una plaza: es la de Clay, Báez, Dorrego y Huergo.

El segundo convenio lo firmó la empresa dueña de un lote en Fitz Roy y Vera, en Villa Crespo. También, a cambio de algunas modificaciones en la capacidad constructiva, proponen construir un espacio verde lindero al viaducto del ferrocarril San Martín, que pasa a pocos metros.

Para ello, pagaría 250.000 dólares, más un millón de dólares que se destinarían a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

La Legislatura tenía previsto tratar un tercer convenio, pero se lo dejó para más adelante porque hubo algunos legisladores del interbloque oficialista que pidieron «ultimar detalles», según explicaron fuentes legislativas.

Se trata del acuerdo firmado por la Ciudad con la firma «Fideicomiso Inmobiliario Puerto Madero Plusx», que tiene una parcela para edificar en Juana Manso 350, en el Dique 4 de Puerto Madero.

Allí, y según explicaron en la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Ciudad, los desarrolladores privados piden que les permitan aumentar la capacidad construible en el lugar. A cambio, compensarán a la Ciudad con 2,5 millones de dólares.

Parte de ese dinero se destinaría a la lucha contra el covid. Pero lo más interesante es que los fondos se usarían para hacer una plaza en en una franja triangular de relleno costero que queda entre el Parque de la Memoria y la Reserva Natural Costanera Norte.

Ese lugar tiene una particularidad: el relleno fue realizado con los escombros del edificio de la AMIA que sufrió el atentado en 1994. Por eso, la plaza sería un homenaje a las víctimas del terrorismo.

De hecho, en la Ciudad aseguraron que la propia AMIA pidió que ese espacio público se destinara a una plaza que sirviera como un lugar para la memoria de lo que fue el peor atentado sufrido en la historia argentina.

Por lo pronto, aún no hay fecha confirmada para que este proyecto llegue al recinto.

FUENTE: Pablo Novillo – www.clarin.com

Acerca del Editor

Dejar un comentario