Urbanismo

La vuelta de San Lorenzo a Boedo: los vecinos que no quieren el estadio dicen que la Ciudad lanzó una encuesta tramposa

El 19 de noviembre, los hinchas de San Lorenzo festejaron como si hubieran ganado el campeonato de sus vidas. Ese día, la Legislatura porteña aprobó en primera lectura la ley de rezonificación que les permitirá construir su cancha en Boedo Pero la noticia no fue recibida con la misma euforia por los vecinos del barrio que se oponen a su construcción, quienes ahora se sienten burlados por una encuesta que lanzó el Gobierno de la Ciudad. Allí se consulta la opinión popular sobre el proyecto de ley. Pero los vecinos afirman que es una trampa, porque entre las opciones planteadas para el predio ni siquiera se menciona el estadio. Además, puede responderla cualquier habitante de la Ciudad, aunque no viva cerca ni vaya a ser afectado por la iniciativa.

El predio de la polémica está ubicado entre avenida La Plata, Inclán, Las Casas y José Mármol, donde antes había un hipermercado Carrefour y mucho antes, estaba el Viejo Gasómetro. El último partido allí se jugó en 1979 y terminó con un empate 0 a 0 de los cuervos con Boca. Después de la ley de restitución histórica del terreno a San Lorenzo, aprobada en diciembre de 2012, el club inició el camino para construir su estadio, que tendrá capacidad para 42.000 personas o 60.000, cuando se hagan recitales.

El proyecto genera opiniones encontradas. Los que se oponen temen que los partidos y recitales provoquen un impacto ambiental y daños estructurales en propiedades linderas, además de inseguridad, suciedad y ruido. Los que están a favor afirman que el club será un foco de actividades deportivas y culturales, y que los comercios, el restaurante y el colegio que también se construirán en el predio revalorizarán la zona. Incluso hay cuervos fanáticos que buscan mudarse lo más cerca posible del futuro estadio para «vivir San Lorenzo».

El lunes próximo se abrirá la inscripción a la audiencia pública para que vecinos de un lado y del otro de esta grieta planteen su postura. Esta audiencia, que se hará el 24 de febrero en forma virtual, es un paso obligatorio pero no vinculante para que el proyecto de rezonificación del predio vuelva a ser tratado en la Legislatura porteña y se convierta en ley en forma definitiva. Algo que se descuenta que ocurrirá, porque en primera lectura fue aprobado casi por unanimidad y sólo hubo una abstención.

Los vecinos que se oponen al proyecto vienen reclamando ser escuchados. «Queremos que se haga una consulta tipo censo a quienes vivimos a 10 cuadras a la redonda, pero en cambio Rodríguez Larreta mandó ahora una encuesta tramposa, que puede contestar cualquiera y da por hecho el estadio», se queja una vecina que no da su nombre porque, dice, quienes se oponen sufren amenazas e intimidaciones constantes.

La encuesta a la que se refiere se responde online en la web del Gobierno porteño. «En noviembre pasado la Legislatura Porteña aprobó en primera lectura la Ley de Rezonificación, que contemplaría además de la construcción de un nuevo estadio, un proyecto integral con la posibilidad de comercios, establecimientos educativos, espacios culturales, entre otros. En ese sentido, nos gustaría saber tu opinión», indica.

Primero, el encuestado debe indicar su barrio. No importa si vive en el otro extremo de la Ciudad, puede participar igual. Después viene la pregunta del millón: «¿Qué te parece más importante priorizar en el proyecto integral?». Hay ocho opciones y se puede elegir más de una: zonas peatonales; espacios verdes; cámaras de seguridad; mayor iluminación; centros de salud; bibliotecas y museos; bares, restaurantes y confiterías, y deportes y recreación. Finalmente, hay que explicar por qué se eligieron las opciones señaladas.

La agrupación Vecinos Unidos por Boedo, que se oponen a la construcción del estadio, sacaron un comunicado para repudiar esta encuesta, que recibieron por mail y por mensaje de texto. Dicen que es «una vergüenza» y «un atropello» a quienes viven cerca de avenida La Plata 1600/1700.

«Esta ‘participación vecinal’ originada por el gobierno es descabellada, es tramposa. Da por sentada la construcción del estadio y sólo pide que los vecinos digamos si queremos una biblioteca, un museo, bares, restaurantes, cámaras de seguridad, escuela primaria, jardín maternal, espacios verdes…. No da la opción para expresar si queremos o no queremos un estadio. Estamos a favor de la construcción de escuelas, espacios verdes, etc.; pero NO queremos un estadio», enfatiza el comunicado.

Los vecinos explican, además, que la zonificación actual ya permite hacer escuelas, espacios verdes, bibliotecas o comercios. Y que la rezonificación es para construir ese estadio que ellos rechazan y que con las normas actuales no se puede hacer.

También se plantea que los hinchas de San Lorenzo viven en todos los barrios de la Capital y pueden participar en la encuesta, dejando en minoría a los vecinos que van a tener el estadio a metros de sus viviendas.

En tanto, desde la Dirección General de Participación Ciudadana y Cercanía explicaron que «desde el GCBA se prioriza el acceso de los vecinos y las vecinas, sin ningún tipo de límites, a expresar sus opiniones. Todos y todas tenemos el derecho a participar en los asuntos públicos de la Ciudad. Las opiniones y el posterior análisis serán sistematizados teniendo en cuenta el barrio de residencia declarado por los participantes».

«Vivo a pocos metros de avenida La Plata. No quiero el estadio porque va a provocar efectos adversos al medio ambiente, aglomeración de personas, cortes de tránsito, contaminación sonora, inseguridad con las barras bravas», enumera otra vecina que tampoco da su nombre por miedo a las intimidaciones.

«Boedo es uno de los barrios más densamente poblados de la Ciudad y con menos espacios verdes -continúa-. Poner un estadio en el medio es una locura, sobre todo porque San Lorenzo ya tiene uno a 20 cuadras. Es muy evidente que esto es un gran negocio en el que intervienen Marcelo Tinelli, el Frente de Todos y Vamos Juntos. Eso se vio en la primera lectura en la Legislatura, donde todos votaron a favor menos una legisladora que se abstuvo».

Las personas que viven cerca del predio aseguran que reuniones hubo muchas, tanto con legisladores como con las autoridades porteñas, pero que nadie jamás tuvo en cuenta sus argumentos. «Y esta encuesta es una falta de respeto, es humillante y es un engaño -aseguran-. Parece que el Gobierno porteño le hace propaganda al club San Lorenzo», insisten.

En el comunicado hacen un pedido concreto: «Queremos una consulta popular sectorizada, obligatoria y vinculante, dentro de las 10 cuadras a la redonda del predio. Y que se realice antes de la votación del proyecto en segunda lectura», reclaman.

FUENTE:

Acerca del Editor

Dejar un comentario